metodologia

Aprender trabajando

Es una metodología activa y con un componente claramente profesionalizador. Promueve la formación por medio de la experiencia: “aprender haciendo, aprender trabajando”, el alumnado aprende ejecutando las diferentes tareas, es el protagonista de su aprendizaje.

El alumnado trabaja en los diferentes puestos de trabajo de una empresa ficticia pero verosímil, incorpora el rol de trabajador y desarrolla todas aquellas tareas que le harán acercarse a la competencia profesional, como si de la realidad se tratara.
Precisamente por este carácter eminentemente práctico, la empresa simulada conforma un marco idóneo para formar y evaluar por competencias: tanto las competencias de tipo profesional ligadas al puesto de trabajo como las de tipo social, las cuales sólo pueden ser observadas en una situación de trabajo real: autonomía, iniciativa, organización del trabajo, polivalencia, trabajo en equipo, etc … y que son muy valoradas por la empresa.

Es a la vez una metodología muy flexible, permite reunir en una misma acción formativa a personas con diferentes niveles formativos, experiencia laboral y ritmos de aprendizaje, con la posibilidad de diseñar itinerarios de aprendizaje individualizados. Afloran las diferentes individualidades y potencialidades del alumnado participante.

FacebookTwitterLinkedInGoogle+Email